sábado, 4 de octubre de 2014

El Contralor irreverente, por Hernán Felipe Errázuriz.






El Contralor irreverente,
por Hernán Felipe Errázuriz.


Como a Sócrates, al Contralor General de la República se le pretende condenar por el delito de irreverencia. El griego fue acusado de no adorar a los dioses del Estado y corromper a la juventud.


El Contralor, en un acto universitario con jóvenes estudiantes, expuso su franca opinión sobre la institucionalidad chilena. La conoce mejor que nadie. En su exposición destacó avances como la participación ciudadana, transparencia administrativa y la rendición de cuentas de las autoridades. A la vez, manifestó su rechazo por improvisaciones, irreflexiones e inoperancias en determinadas Legislaciones e instituciones.


Mientras exhibía sus diapositivas, el Contralor cometió el sacrilegio de algunos sarcasmos como calificar de "evangelizadores" los impulsos en ciertas reformas. Utilizó lenguaje corriente y sencillo -inaceptable en el país de los eufemismos- afirmando que "hay un montón de cosas muy estúpidas en el último tiempo". También, repitió verdades evidentes con la máxima del doctor House: "todos mienten", respecto de que la Alta Dirección Pública permita la elección y conservación de los mejores servidores del Estado.


Nada de sus dichos podría calificarse de ideológico, político o partidista ni procaz. En la forma fue poco elegante para un Contralor cuya función es fiscalizar a la grisácea burocracia. Las convenciones sociales nos imponen ser educados, pero no siempre aquello es honesto.


Su delito fue la excentricidad, apartarse de la costumbre de no decir públicamente lo que se dice en privado y romper con el doble discurso y doble personalidad que prevalece en la política y en algunos políticos.


Un diario dio un golpe noticioso sin enfatizar suficientemente que la conferencia estaba dirigida a estudiantes y centrada en el derecho administrativo, en el rescate de la confianza y en el control de las instituciones del Estado.


Las reacciones en contra del Contralor han sido del todo exageradas, censuradoras y autoritarias. La clase política lo ha criticado atribuyéndole gravedad a sus dichos en función de su cargo. El Gobierno le ha pedido rectificaciones. Todas críticas de forma, ninguna pudo desmentirlo. El Contralor dijo la verdad: hay un despelote institucional creciente. Debió haber nombrado a los responsables.


Igual que Sócrates, el Contralor no se ha arrepentido públicamente y parece dispuesto a beber el jugo de la cicuta, aunque con la certeza de que no morirá envenenado.


Tal es la desconfianza en los políticos y en las instituciones que probablemente saldrá fortalecido por su intervención.


Simultáneamente, pasa inadvertida y es ensalzada una indiscreción mayor de un importante político, que hizo público el contenido de gestiones Diplomáticas reservadas ante la Santa Sede por el diferendo boliviano.

BUSQUEDA EN ALGUNOS BLOG

Google
 
Se produjo un error en este gadget.

Visitantes....

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

New acount

Nuevo Contador de visitas.