lunes, 21 de abril de 2014

Valparaiso: el foco del incendio ha sido la corrupción.







Valparaiso: el foco del incendio ha sido la corrupción.


Por años, la ciudad de Valparaíso fue administrada por la misma coalición hoy gobernante, convirtiéndola en un gigantesco foco de corrupción que consumió los fondos que le habrían permitido, entre muchas cosas, atender el desarrollo ordenado de la oferta inmobiliaria y dotarse de capacidad de respuesta para emergencias como el incendio que arrasó con los poblamientos irregulares.


Aunque el poblamiento de la ciudad-puerto empezó en el borde costero, el crecimiento de la población obligó a encaramarse en los cerros, pero eso se enfrentó con la debida planificación y respeto al ordenamiento de la propiedad.


Estos procesos, que ofrecían significativas dificultades constructivas y de ingeniería dieron al puerto la atractiva fisonomía que desde hace mucho ha despertado la admiración de los arquitectos y urbanistas.


Pero en esos tiempos era inimaginable que alguien fuera a tomarse por la fuerza un paño de terreno y parando cuatro tablas exigiera urbanización y servicios sin pagar un céntimo.


En los últimos años esa ha sido la tónica. Las zonas amagadas por el incendio corresponden a sectores de tomas de terrenos a las que la autoridad, lejos de impedirlas, les dio un reconocimiento precario autorizando a las compañías para que extendieran sus servicios a esa área. Luego de eso, siguiendo con la demagogia y la corrupción, compraron los terrenos a sus dueños consolidando así un sector urbano totalmente apartado de planificación alguna.


 Esa falta de planificación ha sido la que con descaro algunos achacan a las fuerzas del mercado. En la edición del 14 de abril del panel "La orquesta del Titanic", de Bio Bio TV, Guido Girardi y Alberto Mayol culpan del gigantesco incendio de Valparaíso a "la égida y la ideología del mercado", porque arrasó con viviendas precarias levantadas "sin planificación estatal, sin ningún tipo de regulación".


La verdad es todo lo contrario. El de Valparaíso ha sido otro incendio que ha dejado al descubierto la miseria de la demagogia y de la corrupción, sin que el mercado tuviera arte ni parte. ¿Otro? Claroel incendio del penal de San Miguel, en el que murieron calcinados 81 reos, es otro ejemplo devastación y muerte con las mismas causas.


Valparaíso, declarada patrimonio de la humanidad años atrás, ha sido objeto del
más descarado esquema corruptivo de que haya registro histórico. Y eso no tiene nada que ver con las ciegas fuerzas del mercado ni con el modelo neoliberal, al contrario. Casi no ha habido actividad porteña donde no se haya metido mano, incluyendo los aportes internacionales para mantener su condición patrimonial.
 

Y, lo peor, es que bajo este gobierno eso no tiene esperanzas de cambiar. En vez de reforzar los presupuestos locales para que la autoridad local (que hoy no es corrupta ni pertenece a la coalición gobernante) pueda afrontar debidamente la emergencia, el gobierno designa delegados especiales que, aparte de tener malos antecedentes y cobrar subidas rentas, sólo cumplen los roles de canalizar la ayuda directa del gobierno y de evitar que el alcalde opositor pueda cubrirse de gloria haciendo lo que no se hizo antes.


Es decir, la UP/DC terminará reduciendo a polvo el mentado patrimonio de la humanidad.


BUSQUEDA EN ALGUNOS BLOG

Google
 
Se produjo un error en este gadget.

Visitantes....

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

New acount

Nuevo Contador de visitas.