sábado, 14 de junio de 2014

La hora de los ex Presidentes, por Hernán Felipe Errázuriz.






La hora de los ex Presidentes,
por Hernán Felipe Errázuriz.


La experiencia de los ex mandatarios es valiosa. Sus opiniones son valoradas externa e internamente en asuntos de Estado, que trascienden a la contingencia. El Presidente boliviano lo reconoce. Designó al ex Presidente Mesa embajador itinerante de la demanda en contra de Chile. Otro ex Presidente, Eduardo Rodríguez Veltzé, es su Embajador en La Haya y agente ante la Corte Internacional de Justicia. Evo Morales los había perseguido. A Mesa lo derribó mediante violentas manifestaciones. A Rodríguez Veltzé, su predecesor, pretendió encarcelarlo arbitrariamente. También ha consultado a los ex Cancilleres, Jefes de las Fuerzas Armadas, Magistrados superiores y Parlamentarios. Morales aprecia la dimensión política y la incorporación de los medios relevantes para una causa nacional.


La defensa de la soberanía es un asunto de Estado. Así ocurrió bajo sucesivas Presidencias en el diferendo del Beagle con Argentina y se repitió en la delimitación marítima con Perú. Lo mismo está aconteciendo ahora ante la aspiración marítima boliviana.


La Constitución chilena, en sus artículos 30, 61 y 62, contiene un estatuto para los ex Presidentes: les reconoce una dignidad oficial, fuero y remuneración de por vida. Con razón fueron requeridos por la Presidente Bachelet. Expresaron públicamente su opinión unánime de rechazar la demanda boliviana e impugnar la competencia de la Corte de La Haya.


La acogida de esa recomendación no debería dilatarse por la defensa Judicial, postergando la impugnación para 2015, exponiéndola a la horadación comunicacional boliviana, diluyéndola en la contramemoria, en vez de dar una señal clara y sin vacilaciones desde la partida, mediante la excepción preliminar, de que la Corte de La Haya no tiene jurisdicción y de que para Chile no es aceptable someterse resignadamente a que sus Magistrados alteren los límites de nuestro territorio fijados por el tratado de 1904.


El prestigio y conexiones de los ex mandatarios también pueden contribuir a la Diplomacia pública, en una acción comunicacional coordinada en el exterior a favor de la defensa nacional.


La promoción de la causa chilena no se agota en los estrados de La Haya, y en la defensa caben consideraciones jurídicas y políticas.


Deberíamos haber aprendido del inefable fallo que fijó el límite marítimo con Perú mediante el paralelo que atraviesa por el Hito 1, por solo 80 millas, para luego aplicar la equidistancia, desconociendo la declaración de las 200 millas, los tratados de 1952 y 1954, el control del territorio, la intangibilidad de los tratados, la estabilidad de las fronteras y las reglas de interpretación del derecho de los tratados, para finalmente privarnos de derechos sobre 22 mil kilómetros cuadrados de mar.

BUSQUEDA EN ALGUNOS BLOG

Google
 
Se produjo un error en este gadget.

Visitantes....

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

New acount

Nuevo Contador de visitas.