lunes, 29 de diciembre de 2014

El barco: ¿hacia dónde navega Chile?, por Sergio Melnick.






El barco: ¿hacia dónde navega Chile?,
por Sergio Melnick.


Si vemos al país como una nave que quiere llegar al desarrollo, su capitán es el presidente; sus oficiales, los ministros. Un capitán-presidente requiere de muchas habilidades: no basta con la sola posesión del rango ni con las buenas intenciones para el éxito del viaje.

No más GPS
Este barco-Chile estuvo a punto de zozobrar en los 70 por el mal manejo de un antiguo Capitán, pero fue salvado a último momento y luego completamente remodelado. Así, el nuevo barco llevaba ya unos 30 años navegando sólidamente hacia el desarrollo. Había logrado pasar varias tempestades en un adecuado clima de convivencia de sus marineros, buscando los grandes acuerdos y la colaboración. No sólo eso: pasó a destacarse como el mejor barco de toda América Latina, y era admirado no sólo por la velocidad, sino por la destreza que mostraba en el manejo de sus políticas públicas, que eran imitadas por otros barcos.


Los barcos que lo hicieron, efectivamente empezaron a avanzar más rápido que nunca y así lo siguen haciendo hasta hoy. Más aún, cientos de miles de marineros de otros barcos cercanos se vinieron a trabajar al nuestro, con la gran esperanza de llegar al desarrollo.


En ese contexto, y por cierto no exento de problemas como cualquier navegación al paraíso, correspondía técnicamente el relevo del Capitán del barco, que es elegido por todos sus marineros. Así fue escogido con enorme entusiasmo y esperanza un Capitán que ya había dirigido el barco y que ahora se repetía el plato, algo en que lo que este Capitán decía no creer.


Lo curioso es que este nuevo Capitán decidió dejar de usar el moderno GPS con que hasta aquí se guiaba al barco y volvió a la antigua navegación por las estrellas tan propia de los años 60, la misma forma que usaban precisamente los barcos que iban más rezagados.


Lamentablemente el viejo astrolabio, el admirable predecesor del sextante, con que se observaban las estrellas y que aún tenía este Capitán, estaba dañado porque sus manecillas sólo giraban hacia la izquierda y no se veían todas las estrellas. Peor aún, la brújula de complemento, era severamente afectada por el magnetismo ideológico de las revoluciones y el infantilismo progresista que ya habían fracasado una y otra vez en esos mares del desarrollo. Con esos instrumentos, el barco en vez de avanzar retrocedía en círculos.


El Capitán ya no buscaba un nuevo futuro propio de los mares del siglo XXI, sino más bien un pasado inexistente que estaba anclado en sus sueños juveniles, pero que nunca existieron en la realidad. Eran sólo sueños y fantasías. Tan confundido estaba el Capitán, que incluso hizo alabanzas del viejo Capitán irresponsable que casi hizo zozobrar al barco en el pasado y hasta llegó a decir que volvería a retomar esos rumbos tenebrosos. Es más, el Capitán y sus oficiales dieron a entender a toda la tripulación, que estimaban todo lo realizado en esos magníficos 30 años de progreso había estado todo mal hecho y que el barco debía reconstruirse completamente de nuevo.


El Capitán se sumó por omisión al desvarío febril de un oficial de tercer orden, que sostenía que se debía usar una retroexcavadora dentro del barco para borrar todo el pasado. De esa manera, la nave rápidamente perdió el rumbo, claro que llevaba al desarrollo y partió hacia las tormentas de los mares de la improvisación sobreideologizada; es decir, aquellas ideologías que incluso niegan la evidencia.


Todo esto inició el nerviosismo, la crispación y la polarización creciente de los marineros. Junto a ello, empezó una fuerte pérdida de la velocidad y capacidad de maniobra del barco. Sin la velocidad apropiada, un barco de esa magnitud era literalmente inmanejable. Así, en vez de navegar a 6 nudos, el barco empezó a hacerlo a 1, a veces menos. Los marineros se comenzaron a preocupar, creció la incertidumbre, nadie se atrevía a contradecir al Capitán, hasta que empezó a verse la tormenta en el horizonte lo que ya era evidente para todos y que será muy evidente el año 2015 si el barco sigue como va.


El capitán caprichoso
Las voces de preocupación empezaron lentamente a manifestarse hasta entre los mismos consejeros que se sentaban diariamente en la mesa de honor del Capitán. El barco iba sin rumbo, claro, además de perder velocidad más allá de lo prudente.


El curioso Capitán decía que esto estaba ocurriendo porque era el mar el que estaba malo, pero curiosamente pasaban raudos por el costado otros barcos, exactamente en el mismo mar. Las cosas no cuadraban, los marineros lo notaban.


Para mayor gravedad, los cambios estructurales que se proponían para el barco y el nuevo rumbo de navegación al desarrollo eran más bien intenciones gruesas, quizás eslóganes de campaña, pero no planes bien pensados ni mucho menos con estudios técnicos apropiados que los sustentaran. Un cambio estructural del barco requería estudios detallados de ingeniería, pero ésos no se habían hecho. El Capitán, sin embargo, rugía para que dichos cambios se implementaran a como diera lugar, en forma acelerada, y todos al mismo tiempo. Pero en realidad, salvo las buenas intenciones, nadie sabía cómo hacerlos en la práctica, y por cierto tampoco lo sabía el propio Capitán. Así también empezó a quedar muy claro que muchos de los oficiales de mayor rango que el capitán había seleccionado como su equipo, simplemente no tenían las competencias apropiadas para las altas funciones que ejercían.


Cuando todos los instrumentos tecnológicos del barco daban alertas de malas señales, los marineros le empezaron a decir a voz en cuello que el barco iba mal, que las reformas no eran adecuadas, y que debía cambiar el rumbo.  Sin embargo, el Capitán de caprichosa personalidad decía que no le gustaba que lo pautearan, que sabía muy bien lo que hacía y que hacía lo que quería. En realidad, no lo sabía.


Empezaron todos los oficiales y consejeros a culparse unos a otros de lo mal que andaba el barco, mientras el Capitán seguía casi de lejos, como en una torre de marfil, el acontecer del barco, sustentado más bien en su rango que en su real habilidad de liderar el proceso. En un arrebato de ira frente a las críticas, les dijo a los oficiales que debían trabajar más duro, lo que no les gustó a muchos de ellos que hacían todo lo que podían. El problema era más bien de liderazgo, y eso el Capitán no lo podía reconocer, era mucho para su orgullo. Los problemas se agravaron, y algunos de los antiguos Capitanes más experimentados, incluso amigos cercanos del nuevo Capitán, empezaron a levantar la voz mostrando las incompetencias del liderazgo, la falta de rumbo, y las erráticas decisiones del Capitán, lo que sólo elevaba sus iras y aumentaba su propio voluntarismo. Para el Capitán, todos estaban equivocados, no él.


El combustible falla
Navegando ya a un nudo y medio, la cosa no andaba bien. Los marineros se acordaban de otra forma de navegar de esta magnífica y admirada nave. Por más que el Capitán ordenaba acelerar la marcha, el barco no se movía e incluso seguía bajando la velocidad y con el agravante de un sobrecalentamiento delicado, llegando la inflación al 5%, el doble de la temperatura normal de esos motores.


El oficial a cargo de las máquinas estaba al parecer entrenado en los viejos motores a vapor, de los tiempos del astrolabio, pero este motor era uno moderno, digital, tecnológico. En la jerga más técnica, este motor se movía por sofisticado combustible llamado las expectativas, y no por carbón, y de eso este oficial al parecer no entendía casi nada. Elaboró muy improvisadamente una reingeniería de procesos de combustible llamada tributaria, que hizo las cosas aún peor. Como no entendía el problema, su propuesta era sólo voluntarista y no técnica como se requería para este barco. Esa reingeniería en vez de generar más energía para los motores, se la quitaba a todas las secciones del barco.


Entre otros oficiales más experimentados que habían servido a grandes Capitanes, le corrigieron todo lo que pudieron, pero igual los motores quedaron aún peor que como estaban. Este oficial primero había ofrecido al Capitán una velocidad de 3,5 nudos y creciendo, pero con sus arreglos la cosa llegó a 1,7, nada menos que la mitad y decreciendo. Peor todavía le echó la culpa de todo lo que estaba pasando al Capitán anterior y al mar. Al principio zafó, pero luego todos se dieron cuenta de que era su propia incompetencia. Ahora ya nadie en el barco le tenía confianza a este oficial, pero el Capitán testarudo que no le gusta que lo pauteen lo protegía, aun a costa de su propio desprestigio. En los últimos sondeos, el 55% de los marineros rechazaban el trabajo del Capitán que sólo era apoyado por un magro 35%. La cosa se ponía cada vez más difícil para el Capitán. De seguir así, podría venir un motín de sus propios oficiales, que venían de siete escuelas muy diferentes entre sí, con opiniones muy antagónicas no sólo de cómo manejar el barco, sino de cuál era el verdadero rumbo al desarrollo. Tan grandes eran las diferencias que los de un extremo decían que había que ir al este, y los otros al oeste. Ahí no había posibilidad alguna de encuentro, el pronóstico no era bueno.


Lo que se viene
El 2015 se viene difícil. La economía no va a repuntar si no cambian las expectativas y eso lamentablemente depende hoy enteramente del Capitán y sus oficiales. Pero el Capitán es caprichoso y voluntarista, no está claro que escuche siquiera a su propia tripulación, menos a sus detractores.


El oficial de máquinas ya no tiene credibilidad, por eso es difícil que pueda ayudar a cambiar las expectativas, que es el combustible que mueve el barco. Seguirá tratando de mover con carbón el motor digital. El oficial de entrenamiento reconoció públicamente que no era su tema, por ende estaba improvisando lo mejor que podía. Curiosamente este oficial entendía mucho de motores digitales. El oficial de salud anda extraviado. El oficial de asistencia social no se sabe que es lo que hace. El oficial de personal, resultó ser experto en seguridad, y va a cambiar las Leyes del trabajo de modo que el barco únicamente irá más lento. El Capitán adjunto nunca había mandado ni una fragata menor y sólo espera las órdenes del Capitán, que ya hemos visto anda muy perdido.


A pesar de todo lo anterior, el Capitán insiste en remodelar completamente el barco, el mejor barco de América Latina. Es posible que lo cambie, pero eso no es necesariamente para mejor.


Epílogo
El cambio por el cambio nada garantiza, menos cuando es improvisado y voluntarista. Ya ha ocurrido con la reforma tributaria, que es muy mala. Así le ocurrió ya una vez a Bachelet con el Transantiago, que hizo el cambio, pero quedamos peor. Igual va a ocurrir ahora con la educación. Lo notable es que Bachelet sostuvo en esta misma revista que el cambio debió haber empezado por la educación pública, que es la que está peor, y ni siquiera hizo caso al sentido común. Lo mismo va a ocurrir con la reforma laboral, que hará más lento al barco.


Le guste ser pauteada o no, Bachelet deberá cambiar su Gabinete. La pregunta es si será sólo un cambio cosmético o uno real de rumbo del barco. Por el bien del país, y todos nosotros, ojalá sea lo segundo, pero la personalidad del Capitán da para pensar lo opuesto.


Es altamente probable que a mediados del 2015 ya haya un motín a bordo y que la nueva mayoría tenga una crisis muy severa, frente a los malos resultados. Resultados de los cuales  ya no podrán seguir culpando al Capitán anterior. Al contrario, incluso aquéllos que no lo seguían lo empezarán a echar de menos frente a la situación del país. La crisis de la Nueva Mayoría muy probablemente será por uno de sus extremos, es decir, el PC o la DC. Dado el carácter del Capitán, en mi opinión será una parte de la DC la que dejará de apoyar al Capitán. Esto se generará una vez aprobado el cambio al binominal como lo propone el Gobierno, que es un traje a la medida para la nueva plataforma de izquierda que se prepara en el país. A partir de ese momento, la DC ya no es más necesaria para la izquierda y subirá el tono de las agresiones y desaires hasta generar la crisis. Eso será el inicio de un mayor grado de polarización, lo que en mi opinión es muy delicado.


Los países sólo progresan a partir de grandes acuerdos, no a base de la polarización, que es el paraíso de los fundamentalistas o los infantilismos progresistas.  


Tomado de http://www.capital.cl/

martes, 23 de diciembre de 2014

La movida con Cuba, mera necesidad de seguridad nacional para EEUU, por Darsi Ferret.






La movida con Cuba, mera necesidad de seguridad nacional para EEUU, por Darsi Ferret.



La victoria que le endilgan a los Castro en el “sorpresivo” anuncio de acercamiento y normalización de relaciones con EEUU resulta completamente falsa, un bluff. Tanto los opuestos a la dictadura de La Habana, que consideran una traición la nueva política de la Casa Blanca, como los aliados del régimen comunista, coinciden en dar una lectura y supuesto resultado a los actuales acontecimientos bien diferente de la realidad. Como se dice en uno de los juegos infantiles: “…están frío, frío, frío”.


Los hechos se muestran claros a la vista, es solo cuestión de apartar las reacciones emotivas y pasionales, para llegar al análisis objetivo de este sensible asunto.


El enorme calado de las medidas adoptadas (restablecimiento de relaciones Diplomáticas y empuje por el levantamiento de las sanciones económicas y financieras, más allá del intercambio de presos), demuestra que Raúl Castro salió desesperado a tirarse en brazos de los americanos como última carta de salvación para él y los suyos. Y para EEUU representa la única oportunidad de entrar a Cuba con delegaciones políticas como garantes de un proceso de desmonte paulatino y controlado del régimen, ya que de no subirse en ese bote habrían tenido que hacerlo un poco más adelante con aviones, barcos y marines, obligados por el peligro que les supondría el futuro desplome del castrismo con la consecuente inestabilidad y vacío de poder.


Este escenario de amenaza creciente de derrumbe de la dictadura cubana se relaciona con el indetenible colapso del chavismo en Venezuela. La incompetencia de Nicolás Maduro unida a la inviabilidad del sistema Estatista que heredó no brinda garantías de sostener el poder por mucho más tiempo. La repentina caída de los precios del petróleo en el mercado internacional vino a convertirse en el tiro de gracia para ese régimen. Junto con el pronto derrumbe de Maduro se evapora el jugoso subsidio (unos 13 mil millones de dólares anuales) del que han sobrevivido los Castro desde 1998.


Como la economía cubana no produce ni es capaz de autoabastecerse, la caída del chavismo y desaparición del subsidio, dejarán a Raúl Castro sin su principal fuente de sustentación económica y sin posibilidades de encontrar otro benefactor sustituto que llegue con la billetera llena de dinero y la disposición de seguirles manteniendo como manganzones. Tales circunstancias solo permiten espacio a un mayor deterioro de la tensa situación interna dentro de Cuba, que inevitablemente empujaría a un estallido social.


Llegar a enfrentarse con un estallido social no solo aterra a los Castro y su séquito cercano, también EEUU le tiene pánico, debido a que tendrían que tomar asunto directamente para asumir sus nefastas consecuencias. La pérdida de control del poder implica para los Castro el peligro de arriesgar la vida, la libertad y la riqueza usurpada durante el medio siglo de dictadura. Por otro lado, la isla podría abocarse en una etapa de inestabilidad que conduciría al éxodo masivo e incontrolado hacia EEUU. Y peor aún para la Casa Blanca, la inestabilidad en Cuba la haría demasiado atractiva para el narcotráfico y el terrorismo internacional, cuyos grupos tratarían de establecer refugio y base operativa en la isla para situarse a escasas millas del territorio norteamericano.


Entonces, ¿de qué estamos hablando?


Todo este acercamiento entre Obama y Castro no es otra cosa que una rendición del castrismo. Raúl Castro ha salido desesperado a recabar el apuntalamiento económico de los EEUU para evitar el desplome, y se ha comprometido sin posibilidades de otra alternativa futura a desmontar el régimen en un proceso gradual y controlado, negociando con la Casa Blanca que se llegue al final con la garantía de amnistía para él, su familia y la cúpula de su dictadura.


Los americanos están obligados por las circunstancias a priorizar sus intereses geoestratégicos de seguridad nacional. Su problema con Cuba se resume a obtener la garantía de estabilidad en la isla. Se han lanzado a aprovechar la vía Diplomática que conduce al desmantelamiento del régimen y la amenaza que este representa. Y en caso de malograrse ese camino sin retorno, les queda a mano la solución militar que constituye para ellos la no deseada pero obligada invasión con ocupación que mantenga la estabilidad en el país.


Aclaremos que por ningún bando ha ocurrido un renacer de buena voluntad, ni mucho menos un despertar de cariño o preocupación por la suerte o la libertad del pueblo cubano. Simplemente los americanos no quisieran tener que sumar otro evento costosísimo de meter las botas de sus uniformados en otro país de la región al estilo de Granada (1983), Panamá (1989) o Haití (2004). En pleno siglo XXI y dados los acontecimientos, enredarse en una invasión a Cuba les resultaría de unas consecuencias políticas incalculables. Y en el caso de los Castro, están dispuestos a todo menos a la posibilidad de que cuelguen sus fotos en la misma pared donde se encuentran los retratos de Nicolae Ceaucescu, Muanmar el Gadafi, Sadam Husein o Manuel A. Noriega.

Obama quiere estabilidad en la isla. Raúl amnistía. Y para alcanzar ambos propósitos les urge mantenerse en control del panorama mientras se desenvuelve el proceso negociador del desmonte gradual y ordenado del régimen.


La otra gran lectura del acercamiento entre Obama y Castro, es que la oposición quedó fuera de la mesa y ni siquiera fue consultada. La mayor responsabilidad es de la propia oposición por estar dividida, enfrentada y sin mostrar madurez política ni rumbo estratégico. Esta realidad lamentable que deja en mejor posición a la dictadura en medio de las negociaciones con EEUU, se puede aprovechar y hacer que sirva de estímulo para superar los escollos y lograr por primera vez la necesaria unidad.


Los líderes de los distintos grupos de la oposición tienen la responsabilidad de crear una gran coalición, sustentada en una agenda mínima de coincidencia. El peso de esa voz será imposible no tomarlo en cuenta. Lo lamentable para la oposición es que si no se monta en este tren que ya arrancó y se desplaza por los rieles, simplemente seguirá en el andén, fuera de todo protagonismo en el momento histórico que vive la nación. Para el pueblo cubano la buena noticia es que de una u otra manera, o guiados por unos u otros actores, pronto le llegará la imprescindible libertad. El amanecer está más cerca que nunca.


miércoles, 17 de diciembre de 2014

Los impresionantes récords del Gobierno de Bachelet...






La economía chilena se apresta a cerrar un año marcado por decepcionantes récords, por Sebastián Valdenegro Toro.

Crecerá menos del 2% en el actual ejercicio, mientras que la inversión y la demanda interna anotarán contracciones que oscilan entre 1% y 6%.

   
    4,9% previó el Gobierno anterior que crecería el Producto este año.


    En el mercado ya dan por descontado que este año está "jugado", especialmente luego del recorte a las proyecciones que realizó el Banco Central en su último Informe de Política Monetaria (IPoM): la economía chilena crecerá menos del 2% en el actual ejercicio, mientras que la inversión y la demanda interna anotarán contracciones que oscilan entre 1% y 6%.


    Asimismo, el consumo registrará una expansión de menos de la mitad de lo alcanzado en 2013, debido -entre otras cosas- a una inflación que se empinará a 4,8%, su nivel más alto desde la crisis subprime. De esta manera, 2014 cerrará con varios hitos oscuros para la economía local, a los que aportará el menor crecimiento -dejando de lado las crisis económicas- en medio siglo, además de la octava mayor contracción de la inversión en los últimos 53 años. La excepción será el positivo nivel del desempleo.


    PIB: sin contar crisis, será el menor desde 1965.


    Sin duda 2014 ha sido un año que ha sorprendido a la baja en términos de crecimiento. Las perspectivas de actividad pasaron rápidamente de niveles sobre 4% a unos inferiores a 2%. El mismo Banco Central recortó a 1,7% su estimación de Producto para este año en el Informe de Política Monetaria (IPoM) del lunes, con lo que la actividad anotaría su peor desempeño desde la recesión de 2009.


    Sin embargo, al excluir del registro histórico de desempeño de la economía chilena el efecto de las crisis internacionales y los shocks internos -como en los '70 y '80-, el PIB se expandirá a su menor ritmo desde 1965 según precisa el gerente de Estudios de Gemines, Alejandro Fernández. Entonces, avanzó sólo 1%.


    En el mercado aún esperan que se produzca el esperado punto de inflexión en el deterioro de la actividad que el Ministro de Hacienda, Alberto Arenas, ha anunciado en los últimos meses, situación que fue desestimada por el Banco Central en su presentación en el Senado.


    "El Banco Central reconoce que la actividad interna se ha desacelerado más de lo que se tenía previsto en el informe anterior, y que la economía todavía no da señales de recuperar un mayor nivel de expansión", dijeron en Banco Santander.


    La opinión es compartida por el subgerente de Estudios Macro de Inversiones Security, César Guzmán: "En este contexto, creemos que la autoridad monetaria reduciría la tasa de interés en los primeros meses de 2015, para situarla en 2,5%".


    El recorte a la proyección de actividad para este año coincide con el escenario base de EuroAmerica, donde también esperan una política monetaria más expansiva en los próximos meses. "Seguimos pensando en la necesidad de nuevos recortes de TPM, recortes que debiesen aplicarse no más allá del 1T15", dijeron.


    Consumo, lo peor desde 2009.

    Uno de los componentes de la demanda interna que más rápido se ha desacelerado en lo que va del año es el consumo total.


    El instituto emisor tomó nota de esto y recortó a 2,4% su proyección para este año, con lo que el indicador cerraría con su menor expansión desde la recesión de 2009, cuando avanzó un leve 0,8%.


    En la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) esperan un crecimiento algo mayor para el consumo en 2014 (2,6%), aunque lo peor estaría aún por venir debido al deterioro que se espera en el mercado laboral. "La mayor parte de las proyecciones privadas apunta a un menor crecimiento del empleo y a una mayor tasa de desocupación hacia 2015, lo cual es un factor que afecta directamente el sentimiento de confianza de los hogares", dijeron en un informe.


    Mayor bajón de la demanda local desde la recesión.


    Hace un par de semanas, el Ministro de Hacienda del Gobierno anterior, Felipe Larraín, fue claro: "La economía no está en recesión porque la sostiene el sector externo". Las palabras del ex Jefe de Teatinos 120 dan cuenta de una debilidad prolongada de la demanda interna, que se ha ido desacelerando con rapidez desde el segundo trimestre del año pasado y que este año ha registrado tres trimestres seguidos de contracción. Esto llevó al Banco Central a abrirse a un escenario recesivo de la demanda interna, la que caerá 0,7% este año, desde la estimación de un alza de 0,1% en el informe de septiembre. Esta será la mayor caída en el indicador desde la recesión del año 2009, cuando se desplomó un 5,7%


    Inflación cerrará el año como la más alta desde crisis subprime.


    Otra de las sorpresas no gratas de la economía este año ha sido el fuerte incremento de la inflación. A inicios de año, las expectativas incorporadas en los precios anticipaban una variación del IPC de a lo más 3%, sin embargo la fuerte devaluación del peso incidió en que a partir de marzo las inflaciones mensuales sorprendieran al alza y rápidamente se empinaran sobre el rango meta del Banco Central, superando incluso el 5,5%.


    Por lo mismo, el instituto emisor revisó en siete décimas al alza su estimación para diciembre, hasta 4,8%, con lo que los precios internos anotarán su mayor incremento desde la crisis subprime, en 2008. "El pronóstico de inflación tiene implícito un registro comparativamente menos negativo para diciembre", dice el economista de Scotiabank Chile, Benjamín Sierra.


    Caída de la inversión, una de las más grandes en 53 años.


    Uno de los "buques insignia" del proceso de desaceleración de la economía ha sido la inversión: la formación bruta de capital fijo registra cinco trimestres consecutivos de caídas -igualando el registro durante la crisis asiática entre 1998 y 1999- y acentuó las mermas en el tercer cuarto, al retroceder 9,9%. Esto llevó al instituto emisor a rebajar aún más su estimación para el retroceso de la inversión este año, con una caída de 6,2%, la más importante desde la crisis de 2009. Sin embargo, desde una mirada más amplia, el desplome de este año será el octavo más relevante en los últimos 53 años, detrás de la caída de casi 40% que registró el indicador en 1982.


    César Guzmán, de Inversiones Security, descarta que las expectativas del sector privado se recuperen en el corto plazo, lo que incidiría en una recuperación en los niveles de inversión. "Las mencionadas expectativas se mantendrían deprimidas por más tiempo", dice.


    Importaciones más deprimidas en cinco años.


    Una de los principales consecuencias de la debilidad de la demanda interna y del incremento en el valor del dólar es el menor dinamismo de las importaciones, el cual este año ha superado todas las estimaciones.


    Las internaciones de bienes y servicios completan cuatro trimestres de caídas y el Banco Central reajustó en dos puntos a la baja sus proyecciones para este año, situándolas en una caída de 5,9%.


    Este será el mínimo rendimiento del sector importador desde la recesión de hace cinco años, y se explica por el importante incremento del dólar -que pasó de niveles de $ 520 a $ 620 en el período-, lo que incentiva las exportaciones y contrae los envíos.


    A esto se le agrega el efecto del menor dinamismo del consumo doméstico ante el deterioro del mercado laboral.


BUSQUEDA EN ALGUNOS BLOG

Google
 
Se produjo un error en este gadget.

Visitantes....

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

New acount

Nuevo Contador de visitas.